Endometriosis, que gran putada. (I)

Que putada esto de tener endometriosis ¿eh? Pero putada de las gordas. Yo personalmente estoy hasta los cojones. Pero si soy mujer y además feminista… yo debería estar hasta los ovarios, ¿no? Pero ¿sabéis que pasa?, que yo ya no tengo ovarios, así que me permito la licencia de estar hasta los órganos reproductores que me de la gana, y lo de cojones siempre me ha sonado como más contundente.

No tengo ovarios por varias razones. La primera es que tardaron años en diagnosticarme endometriosis. Yo iba al médico, porque ir iba, no es que me dejara no, iba a urgencias, a la consulta del ginecólogo,  al ginecólogo que me recomendó mi prima, el que me recomendó mi hermana, al de mi vecina, al hospital de al lado de casa, al de más lejos y al de más allá, pero el médico me decía: “-No tienes nada, lo que pasa es que eres hipocondríaca.” ¿Hipocondríaca? Osea, ¿imaginario? Pues no sé, pero yo siento que me duele ¿eh? Osea, mis entrañas me duelen a rabiar, hay algo ahí que no funciona bien. ¡Ah!, que la clave va a ser la palabra SIENTO, que siento que me duele, no que imagino que me duele. Pues así estuve varios años, yo no entendía nada, no entendía como podía ser que mis amigas tuvieran la regla y pudieran hacer vida normal y yo me retorciera de dolor. Pero un dolor, brutal. Yo pensaba: “esto es un virus mortal que me ha invadido las entrañas y me las  está deshaciendo como en Walking Dead”. Pero no, era endometriosis, que se parece pero es diferente.

Me diagnosticaron porque otro día que me dolía mucho volví a urgencias, soy un poco masoquista así que pensé: “Voy a volver a ir a ver si hay algún médico que me haga caso.” Y sí, ese día el médico recibió la iluminación de la Virgen María y pensó: “Vaya  a ser que esta chica no esté fingiendo y realmente le duela, porque si esto lo está fingiendo la actuación es para los Goya y tirando por lo alto es hasta de Óscar, entonces vamos a creer lo que nos ha estado diciendo durante años y vamos a pensar que el dolor realmente lo siente y no se lo está imaginando, porque para eso somos médicos y algo tenemos que hacer.”

Y entonces fue cuando me operaron de urgencias, dispuestos a averiguar que es lo que pasaba. Pues en esa operación el médico debió de pensar: “Vaya, esta chica tiene endometriosis grado 4 e infiltrada…Yo no tengo ni idea de endometriosis pero ya que está aquí  sedada y en la mesa de operaciones, vamos a ver si hago un apaño, le quitamos un ovario y medio, porque total, no los va a necesitar, le queda otro medio y ya si acaso los médicos que vengan después de mi, que ya se encarguen ellos de intentar salvar ese medio”. Bueno, pero al menos ya sabía lo que tenía. O no, porque nadie, y cuando digo nadie me refiero al médico, me dijo: “- Oye, esto que tienes es una enfermedad crónica ¿eh? vas a estar jodida el resto de tu vida, principalmente porque casi no hay especialistas en el tema y además yo no los conozco, soy del gremio pero no tengo ni  idea de que hay ginecólogos que saben más que yo del tema, y por lo tanto no te voy a derivar ni nada. Tú vas al ginecólogo del barrio y listo.”

Claro, yo iba, porque otra vez, ir al médico iba. Pero cuando iba retorciéndome del dolor, que ya no era sólo durante las reglas, era un constante en mi vida, me levantaba con dolor, desayunaba con dolor, comía con dolor, cenaba con dolor, trabajaba con dolor, me reía con dolor, lloraba con dolor, respiraba con dolor, iba al baño con dolor, leía con con dolor, dormía con dolor… y con tanto dolor cuando me volvían a decir que no era nada, yo ahí ya empecé a sospechar que  esto de la endometriosis no era tan sencillo como me querían hacer creer.

 En breve: Endometriosis, que gran putada (II)

Si te ha gustado mi post comenta, compártelo en redes sociales y sigue mi blog🙂

Anuncios

6 comentarios sobre “Endometriosis, que gran putada. (I)

  1. No me puedo sentir más identificada! Hasta que identificaron mi endometrioma tamaño “New York” (afueras y todo) tuve: desmayos, diarrea, vómitos, diarrea y vómitos al mismo tiempo (true fact) Me mandaban a casa con un ibuprofeno. Desde que me lo quitaron, a sus 10cm y medio ovario, controlada. Más o menos. Tengo mis días. Y ahora que estoy en la fase “seré madre algún día?”, me acompaña en cada segundo de mi vida. En alma, sobre todo.
    Gracias por ponerle letra y ritmo a esto! Es una putada, pero tenemos que poder con ella. Por nosotras y por las que vienen detrás.
    Esperando la segunda parte!
    Abrazo de otra endoguerrera.
    Natalia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Como t entiendo, aunq afortunadamente enseguida m la detectaron, pero los dolores cuando m venía la regla eran horrorosos. En mi caso no m han quitado los ovarios, pero si m han operado 2 veces xa quitarme 2 pedazo d quistes. Mucho ánimo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s