Se me ha caído la libido y no la ecuentro

Según la RAE la libido es Deseo Sexual. Según yo, la libido es algo que tuve, que ya no tengo, que busco pero que no encuentro.

Desde antes de diagnosticarme endometriosis, cuando empezaba a darme cuenta de que algo no iba bien pero que los médicos veían como “algo normal”, me empezó a pasar. Era algo difuso, me notaba rara, un poco diferente, ya no tenía esas ganas que tenía antes, pero pensé que simplemente llevaba tiempo más cansada de lo habitual.

Después de mi primera operación de urgencias el dolor ya no era sólo durante la menstruación, era cada día a cada hora y a cada minuto. En ese escenario era normal no tener ganas ni de respirar así que menos de tener relaciones, pensé.

Después vinieron los anticonceptivos sin descanso, aunque me ayudaron a paliar el dolor, seguía teniendo dolor y la libido me bajó aún más si cabe.  Después me volvieron a operar, y parecía que volvía a encontrar esa chispa, pero duró poco, 4 meses para ser exactos, los mismos 4 meses en que la endometriosis volvió a aparecer en todo su esplendor. Además por aquella época intentaba quedarme embarazada, así que el sexo pasó a ser un mero trámite dónde sólo contaban los días fértiles, los días de ovulación, las pruebas negativas de embarazo, y la aplicación de móvil dónde había un resumen de todo eso.

Vino la tercera operación dónde ya me extirparon el poco ovario que me quedaba (con su consiguiente menopausia quirúrgica), y aunque el dolor mejoró (al menos durante un año), la libido cayó más. De hecho hizo las maletas y salió por la puerta sin mirar atrás. Aunque de vez en cuando viene de visita y se toma un café rápido, pero vuelve a marcharse.

Con el tiempo he aprendido que, bueno, esta es mi nueva sexualidad, pocas ganas y a veces con dolor, pero intento valorar otras cosas, como por ejemplo los momentos íntimos que puedo tener con mi marido si necesidad de ser sexuales, sé que me quiere y sé que sabe lo mucho que me frustra no poder disfrutar de mi sexualidad como me gustaría con 35 años que tengo, pero es lo que hay. También he aprendido a conocer a mi cuerpo y a saber que posturas son mejores que otras. He aprendido por ejemplo que la postura del misionero no está hecha para mi, que es mejor arriba y poder controlar los movimientos  y el grado de penetración para evitar el dolor.

Lo mejor que podéis hacer es hablar mucho con vuestra pareja, si os duele la penetración hacer otras cosas, jugar entre vosotros puede ser igual de placentero, y sobre todo, conoceros a vosotras mismas.

 Si te ha gustado mi post comenta, compártelo en redes sociales y sigue mi blog🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s